Entradas

¿Por qué es importante el psicólogo en la intervención en personas con TEA?

Como se ha comentado en entradas anteriores, un abordaje multidisciplinar supone un gran beneficio y el abordaje más adecuado para el desarrollo de las personas con TEA. Sin embargo, para que esta intervención sea efectiva cada profesional debe atender a las áreas para las que su formación les capacite de forma específica y en profundidad.

En el día a día nos encontramos muchas familias que desconocen los diferentes roles profesionales en el autismo y cuales son las acciones más adecuadas en función del momento de desarrollo y contexto. Familiares de niños con autismo que nos escriben a través de las redes sociales o por contacto directo en el día a día, y nos comparten sus principales inquietudes o dudas, especialmente tras recibir el diagnóstico de un hijo de Trastorno del Espectro Autista.

En auTICmo tenemos una amplia trayectoria tanto en la intervención con familias, como en la colaboración con profesionales de diferentes áreas, en España y Latinoamérica. Gracias a ello, hemos podido desarrollar un amplio conocimiento de la importancia del rol del psicólogo en el autismo, a la hora de hacer un abordaje global y específico. Entendiendo por abordaje específico, la identificación de las diferentes áreas, necesidades y capacidades entorno al desarrollo; y global, la combinación de todos ellos de forma natural e integrada en el día a día.

Recientemente hemos grabado un video de concienciación por el #DiaMundialDelAutismo, en colaboración con otros profesionales y entidades. Bajo el título #pasiónporelautismo , profesionales de diferentes áreas nos cuentan sus experiencias.  En el se reflexiona a cerca del rol del psicólogo como gestor de procesos y aprendizajes con la familia, la persona con TEA y la coordinación y comunicación multidisciplinar. Podrás encontrarlo al final del artículo, esperamos que lo disfrutes tanto como nosotros.

 

Pero…¿Cuáles son algunas de las áreas que aborda el campo de la psicología en el autismo?

Gestión socioemocional

Una de las grandes dificultades a las que tienen que hacer frente las personas con TEA es comprender el mundo social que les rodea. Esto es debido, en parte, a dificultades en la adquisición de lo que se conoce como “Teoría de la mente”.

La Teoría de la Mente hace referencia a la capacidad de comprender lo que una tercera persona puede estar pensando o interpretando en una determinada situación pudiendo ser esto diferente de lo que ella misma piensa. Es decir, ser conscientes de que las demás personas tienen procesos mentales independientes y distintos de los propios. Además, esto que en un primer plano abordamos o definimos como déficit de comprensión hacia terceras personas, también viene sustentado por un déficit en el propio autoconocimiento.  Cuando hablamos de comprensión de emociones por ejemplo, entendemos por ello la capacidad de comprender lo que la emoción implica/significa, las principales reacciones o conductas asociadas,contextos en los que se produce o formas de gestionarlo y regularnos entre otros. Todo este abanico de “comprensión y gestión propia” forma parte del proceso de interacción y desarrollo con otras personas del entorno.

Por esta razón, muchas personas con TEA tienen dificultades para ser empáticos, interpretar situaciones sociales y anticipar comportamientos ajenosLa psicología es la disciplina que trabaja los procesos cognitivos, conductuales y emocionales por lo que los profesionales de éste área son los que más indicados para proporcionar herramientas tanto para la persona con TEA, como para sus familiares u otras personas del entorno. Mediante la psicoeducación emocional, el trabajo en habilidades sociales y técnicas de gestión del tiempo podemos contribuir también de forma significativa a la generalización de aprendizajes.

Conducta

Algunas personas con TEA presentan conductas disruptivas, agresivas o autolesivas. Como se comentaba en el apartado anterior, los psicólogos son los profesionales más preparados para trabajar la conducta por lo que en situaciones en las que se quiera trabajar cuestiones conductuales del tipo que sean, recurrir a un psicólogo es la mejor opción.

Las terapias basadas en el análisis de conducta como la terapia ABA (Applied Behavior Analysis), que es la base metodológica de las terapias y formaciones que ofrecemos en auTICmo. Todas muestran una eficacia significativamente superior a intervenciones eclécticas cuando se realizan de una forma bien establecida y supervisada por expertos (Rogers y Vismara, 2008).

Por lo tanto, esta metodología muestra una gran evidencia científica sobre su eficacia pero tiene que ser llevada a cabo por expertos, en este caso, profesionales de la psicología.

Trabajo con la familia

Los padres de personas con TEA tienden a experimentar mayores niveles de estrés que el resto de los progenitores. Aunque todo profesional que trabaje con personas con autismo debería brindar apoyo y orientación a las familias para empoderarlas y que se sientan con herramientas y apoyos para afrontar la vida cotidiana.

Por el perfil formativo de los psicólogos como por la forma de intervención, los psicólogos son los profesionales que mejor pueden atender las necesidades emocionales y de adquisición de estrategias de afrontamiento eficaces.

Desde auTICmo, además, trabajamos en entornos naturales buscando además de alcanzar la máxima funcionalidad y nivel de generalización de los aprendizajes, implicar al máximo a la familia de las personas con TEA dotándolas de conocimientos, habilidades y apoyo para hacer frente de la mejor forma posible a su día a día.

Comunicación

Aunque la logopedia trabaja las alteraciones del lenguaje de una forma global atendiendo tanto al lenguaje oral como el no oral, su trabajo suele centrarse en la pronunciación y en el abordaje de las dificultades en la producción del lenguaje producidas por cuestiones físicas.

La psicología, por su parte, hace especial hincapié en el trabajo en la intención comunicativa y los prerrequisitos del lenguaje tales como la mirada o la atención conjunta, áreas que se ven generalmente afectadas por el trastorno y sin las cuales la producción de lenguaje funcional es muy improbable.

Por otro lado, en el caso de las personas que sí pueden comunicarse verbalmente, debido a las dificultades en el área social que comentábamos previamente, el uso del lenguaje puede ser algo mecánico, excesivamente formal para situaciones casuales.

Comprensión

Además, la comunicación puede verse afectada por la falta de comprensión de bromas, dobles sentidos y metáforas haciendo que gran parte de la información social se pierda. Como ya se ha comentado, los psicólogos son los profesionales con más formación para trabajar el área social y emocional por lo que la intervención psicológica es el mejor recurso para trabajar estas problemáticas.  

Por lo tanto, el papel de los profesionales de la psicología es fundamental para el desarrollo de esta área teniendo los logopedas y los psicólogos áreas de intervención diferente según la capacitación profesional de cada uno y siendo la coordinación entre ambas partes muy beneficiosa en los casos en los que se necesite.

Coordinación del equipo

En conclusión, el trabajo conjunto y coordinado de todos los profesionales involucrados en el trabajo con personas con TEA y sus familias supone un enorme beneficio al ofrecer un abordaje global en el que todas las áreas están cubiertas y todos los profesionales sigan una línea de actuación.

Todo esto sin que interfiera con la de los demás sino que se complemente siempre y cuando cada profesional se ocupe del área sobre la que es experto y deje lugar a los demás profesionales para atender sus áreas de especialización garantizando así un tratamiento de calidad.


Rogers, S. J., & Vismara, L. A. (2008). Evidence-based comprehensive treatments for early autism. Journal of Clinical Child & Adolescent Psychology37(1), 8-38.

¿Qué es lo más adecuado para niños con TEA? Intervención en entornos naturales VS terapia en despacho

¿Intervención en entornos naturales o terapia en despacho? ¿Cuáles son las principales diferencias para las personas con TEA?

Cuando pensamos en “terapia”,  comunmente, lo primero que nos viene a la mente es el concepto clásico convencional. Es decir, aquella que se desarrolla en un espacio cerrado, gabinete o clínica, en la que el niño con autismo está frente a una mesa y sentado junto al terapeuta.

Desde un inicio, la psicoterapia siempre se ha vinculado al trabajo de despacho. Esta práctica tan bien extendida ayuda a la persona a poder expresar sus problemas y sentimientos sin temor de que otros pudieran hacer acopio de ellos. A partir de ello, se generaron diferentes tipos de abordaje o métodos de terapia específicos para niños con Trastorno del Espectro Autista.  Independientemente del enfoque, corriente empleada o herramientas de apoyo, durante muchos años este tipo de terapias han sido las más empleadas y reconocidas en el trabajo con estas personas. Sirviendo de gran ayuda, a multitud de niños y sus familias. Sin embargo, las personas con Trastorno del Espectro Autista  presentan dificultades relacionadas con la comunicación o la interacción con el entorno. Al ser un despacho o gabinete, un entorno cerrado y un tanto artificial, puede resultar complejo para la comprensión y generalización de aprendizajes funcionales. 

La falta de espontaneidad existente y la presencia de conductas desafiantes son más frecuentes en este tipo de entornos. Esto es debido a que el niño tiene una participación pasiva en dichos ambientes. Los niños con TEA necesitan intervenciones que promuevan no solo la funcionalidad de los aprendizajes sino la mayor autonomía y generalización posible. Y esto lo conseguimos gracias al trabajo en entornos naturales.

Las intervenciones para niños pequeños que se realizan en contextos sociales naturalistas e interactivos ayudan a que el niño, desde un principio, se involucre activamente en todo el proceso. Desde el primer momento el niño y su entorno (familia, amigos) son partícipes del proceso.

Gracias a esta participación activa, se consigue un intercambio afectivo entre el terapeuta y el menor que muy difícilmente se lograría en un despacho a puerta cerrada, logrando un mejor desarrollo de la terapia y mejores avances en el aprendizaje de los procesos a trabajar. En auTICmo apostamos por el empoderamiento de la familia a través de la formación y la participación activa y por ello, involucramos a las familias en nuestros procesos de intervención. Siendo así, catalizadores de aprendizajes con una perspectiva global y realista del entorno. 

Ejemplos prácticos

Si nuestro hijo tiene dificultades para comer  de forma autónoma o alimentos de diferentes tipos y vamos a una consulta, allí nos darán pautas para seguir.  No es que esto no sea lo correcto ni mucho menos, pero,  a través del enfoque de la intervención en entornos naturales el terapeuta está junto al niño y la familia. De esta forma se conoce y trabaja sobre la situación real, en su propio entorno, y con los objetos que utiliza habitualmente. 

Otro ejemplo es en el área de autonomía, a la hora de trabajar que un niño/a pueda vestirse solo. Esto conlleva desde la identificación y selección de las diferentes prendas,  hasta el desempeño ejecutivo y la capacidad motora de vestirse de forma correcta. Esta tarea, podemos obviamente desgranarla en pequeños pasos en función de las capacidades y necesidades de cada persona. Para ello podemos utilizar apoyos visuales ya sean en papel o a través de la tablet, que ayuden al niño a conocer y comprender tanto los diferentes conceptos, como la tarea a realizar y los diferentes pasos para ello.

En nuestro caso concreto por ejemplo, el terapeuta asignado a la familia (sea online o presencial) conoce los diferentes entornos del niño, sus capacidades y nivel de desarrollo cognitivo, y establece pautas de trabajo a través de la familia y otros profesionales relacionados. Para saber más acerca de nuestro servicio de intervención presencial en Madrid o supervisión online a familias de España y Latinoamérica, no dudes en escribirnos. También podrás encontrar más información en la pestaña de SERVICIOS de nuestra página web.

autismo, terapia autismo, modelo centrado en la familia, autismo y tecnologia, trastorno del espectro autista, auticmo

Formación a familias en entornos naturales

La importancia de los espacios naturales

Trabajar en entornos naturales ayuda a los niños a conectar con nuevas experiencias, a trabajar su atención, fomentando su propia iniciativa y espontaneidad y permitiéndoles desarrollar sus habilidades en contextos que involucran juegos e interacciones sociales. Al ser en su entorno pueden disfrutar sus juegos favoritos y las dinámicas serán mucho más enriquecedoras.

Los beneficios que encontramos al trabajar en entornos naturales logran una gran estimulación en el hogar partiendo de las expectativas y necesidades de cada familia. El hogar y la familia son agentes potenciadores de las habilidades de cada niño.

La intervención en contextos naturales potencia las capacidades y consolida todas las fortalezas del menor. Al desplazarnos a los contextos naturales e intervenir con las familias y el entorno educativo ofrecemos herramientas. Con estas ayudaremos a mejorar la calidad de vida no solo de la persona, sino de todo el entorno familiar.

Teniendo en cuenta todo lo anteriormente mencionado, hemos de identificar cuales son las necesidades en cada etapa vital de la persona con TEA. En relación a la estimulación temprana, podemos encontrar terapias muy recomendables que utilizan espacios propios cerrados, como pueden ser salas de estimulación multisensorial, integración sensorial, o salas estructuradas para el trabajo en grupo de niños con las mismas necesidades. Nuestro objetivo es dar a conocer las diferentes opciones entre la terapia en centros o gabinete y la intervención en entornos naturales, no siendo nunca, una exclusión total de la otra, sino más bien todo lo contrario. Hemos de identificar y combinar aquellos recursos que son más adecuados para cada persona y su desarrollo integral. Por ello, el trabajo multidisciplinar resulta indispensable.